top of page

5 Cosas Que Pasan En La Mente de Un Manager

Updated: Feb 13, 2023

El tema más discutido por nosotros los músicos. Muchos de nosotros como músicos o artistas, le pedimos a Dios, al Universo, al Dalai Lama, a Buda, al Pachamama y hasta el Dios Sol (... suficiente con los dioses), que un alma bondadosa apueste por todas nuestras trasnochadas produciendo nuestra música, nuestras publicaciones en redes sociales y los dramas que hacemos entre conciertos presenciales y virtuales para que alguien nos brinde su soporte en nuestras carreras. Pero al parecer lo único que atraemos con las cuentas por pagar cada mes y nuestras deudas aumentan constantemente en todo lo que invertimos en equipo, luces, software, gasolina... y mejor ni sigo para no aburrirte.


Hoy vengo con una estrategia super atinada para que antes de pensar en tocar las puertas de un manager, llegues preparado como se debe. Mi intención con este blog es que aprendas a ver más allá de lo que tus ojos perciben, porque así como tu mente mecaniza sus prioridades de pegar en la música, un manager piensa en suplir sus necesidades de alguna manera.


1) Un manager busca oportunidades de negocio, no música.


Este es el error en el que muchos artistas caen. Ruegan y ruegan sin una estrategia clara. Se supone que un artista debe velar por trabajar tanto en su música como en brindar contenido de valor tanto en sus letras (en el caso de ser cantante o rapero) así como en su música y producción audiovisual. Muchos creen que un manager les va a resolver todos los problemas de sus vidas y finalmente lograrán ese éxito que tanto han soñado, cuando en realidad es tan solo la consecuencia de muchas acciones encausadas hacia un norte específico lo que traerá a cambio dicho suceso. Esto es algo así como un estilo de vida, sin que te robe el sueño. Lo demás por rebote llega sin perseguirlo como alma que lleva el diablo.


No niego que muchos managers adoran la música tanto como nosotros, pero en su mayoría buscan formas de cómo generar ingresos y ganan sea por porcentaje o bien por tarifa fija. Esta última suelen ofrecerla para estabilizar sus cuentas mensuales o pagarle a su equipo de trabajo porque tienen poca demanda, así que muchos de ellos construyen castillos en el aire de los soñadores con tal de que suelten la plata de forma mensual. Un buen manager puede perfectamente ganar desde US$500 hasta US$1K por mes por artista. Si el manager está apenas edificando su carrera y se topa con un negocio apetitoso, puede ofrecerle a su cliente potencial la opción de ganancia por porcentajes para que ambos se ayuden mutuamente. Esto sucede en casos muy aislados en las grandes ligas.


2) Un manager busca cómo salir de sus deudas.


No digo que es el caso de todos, pero muchos de ellos, en su absurdo afán por mantener su status y nivel económico, se ponen en primer lugar antes que pensar en tu superación personal. A ellos, y lo pongo en negrita y en mayúscula: ¡NO LES IMPORTA!


Si buscas superación en tu carrera, ve a una universidad, especialízate en una rama de la industria y ponte a trabajar. Pero ellos no te harán grande por más ilusiones que construyan en tu cabeza. Este perfil en particular, más que un booking agent, posee altos conocimientos en técnicas de persuasión y ventas ya que está constantemente especializándose en ello. El mejor producto que venden es ellos mismos y por más mal que a un artista le vaya, un manager nunca pierde. Es por eso que elegirá a esas personas que han hecho las cosas muy bien, han creado una comunidad, una tribu que gira en su entorno pregonando su música, sus videos, sus chismes y sus intrigas que han hecho al artista crecer. Tan solo esto hará que los ojitos de un manager brillen como dos pepitas de oro.


Finalmente ha encontrado una entrada de dinero para salir de sus problemas económicos, tarjetas de crédito, deudas, préstamos, etc. Desde decirte que te pondrá en varias entrevistas hasta prometerte el cielo y las estrellas, te atrapará con tal de ganar ese negocio y hacerlo suyo. La mayor parte de los músicos somos muy emocionales, sentimentales y soñadores. Ellos saben cómo convencernos porque nos tienen muy bien estudiados, saben cómo movernos el piso y encausarnos a un territorio donde ellos tengan el control. No estoy diciendo con esto que tenemos que ponernos a la defensiva y pelear contra ellos. ¡Para nada! Sino analizar cada uno de sus pasos antes de involucrar a un manager en nuestros equipos. Como dije, ellos verán sus prioridades en primer lugar antes que los nuestros.


3) Los números hablan más fuerte que tus líricas


Métete esto en tu cabeza. Para la mayoría de los managers, la música es un pretexto. Un detalle que atrae a otras personas para generar más dinero. La codicia hecha humanidad. Hay muchos músicos que con el afán de "pegar", le pagan a otras personas para alterar los números de sus redes sociales y vistas de sus videos con tal de que den la impresión de que mucha gente está al tanto de ellos. Todo esto es bueno, porque ver de primer golpe más de 10 mil personas como fans de tu fanpage luciría espectacular. Sin embargo, los managers ya conocen ese truco e investigan algo más importante que ese número: el porcentaje de interacción que los artistas tienen con su público.


Ellos revisan de forma sigilosa cuántos "likes" hay por publicación en redes sociales y la consistencia de este resultado entre cada publicación. También ellos ven si hay comentarios en cada post y cuántas personas comparten sus contenidos en sus respectivos muros. Esto definitivamente es la clave, porque un manager inteligente se asegurará que su futuro cliente muestre un nivel de éxito tangible antes de apostar por él. De lo contrario, ni siquiera perderá su tiempo contigo.


Toma en cuenta ser auténtico en lo que muestras, que esté apegado a tus valores, a tus creencias y que sea vendible en todo sentido. Si por "pegar" comienzas a copiar a otros artistas como muchos hacen, correrás el riesgo de que te detecten como alguien poco original, perdiendo así la atención de la audiencia que deseas atraer. Si un músico o artista posee negocios alternativos a su pasión que le generen diversos flujos de dinero, le dará más peso a ser tomado en cuenta por ser figura de autoridad y no solo un soñador. Pero ¡cuidado!... en el ímpetu de lograr el éxito y la fama, un manager perspicaz querrá un pedazo de ese pastel como parte de sus comisiones por porcentaje. Distinguir lo que es negociable y lo que no, es crítico.


4) Los managers huelen tus puntos débiles y trabajarán a partir de ahí


En este medio existen los que se mueven por conocimiento adquirido mientras otros se mueven por emociones. Estos últimos son negocios fáciles de ganar para un manager, pero de igual manera debe tener la perspicacia para ejecutar todo un plan entorno fantástico en la mente del artista a fin de captar su atención con resultados que, aunque no sean extraordinarios, serán tangibles para que siga enamorado y "preñado" de él.


Un artista sin conocimiento más allá que solamente "pregonar su arte a los cuatro vientos", es la carnada perfecta para un manager que cuenta con el arsenal ideal para ganar su corazón: entrevistas, algunos featurings, presentaciones en eventos de beneficencia para darlo a conocer, hospedajes en hoteles y notas en blogs y otras páginas de su lista interminable de contactos (que por cierto... esa lista puede estar dividida en subgrupos, donde solo aquellos prospectos que le han trabajado bien y han dado frutos, serán considerados para su lista VIP con contactos de peso en oro, como disqueras multinacionales por ejemplo...).


Como dije y seguiré diciendo una y mil veces: un manager, JAMÁS va a perder. El músico y el artista tiene más puntos en su contra para perder y ser rápidamente desbancado y ser lanzado a un torbellino de emociones negativas que le impedirán levantarse de su cama para enfrentar un nuevo día. Ignorar estas tretas puede acabar con la esencia de vida de muchas personas. Créeme.


Pero, ¿qué pasará si un manager está frente a un músico o artista con amplio conocimiento en el área y es duro de pelar?... Si no es capaz de cerrar un negocio con alguien así y no tiene una fórmula A+ donde demuestre resultados contundentes de su trabajo (giras realizadas para un artista, red de contactos, años de experiencia, fotos con personalidades reconocidas, estudios que demuestren sus conocimientos, etc), nos estaríamos enfrentando con un aficionado o alguien muy consistente en su trabajo, pero sin tanto colmillo. Ellos huelen tus áreas grises, pero vos podés hacer lo mismo y este es un punto extra que te obsequio para tomarlo en cuenta una vez tengas planeado avanzar hacia este nivel. Así que pregúntale de su experiencia y no caigas en sus palabras rebuscadas y adornadas.


5) El eterno hábito de clasificar a sus clientes y el arte de la retórica del manager.


Mientras mayor sea su experiencia, más filosas serán sus destrezas de clasificación y de... digámoslo así... labia. Es dificil detectar cuando un manager tiene buenas intenciones con un músico o artista, o simplemente son acciones ensayadas de forma magistral. Un manager verá dónde calzará su futuro cliente para luego colocarlo dentro de una categoría específica en su propia arquitectura mental.


Veamos dos escenarios:


Este es el caso de que un joven prometedor en su trabajo artístico que está apenas despegando su carrera. Carece de recursos económicos y tiene el sueño de ser famoso para ayudar a su familia. Tiene un empleo con una remuneración estable y dedica las madrugadas para hacer música (a lo sumo un par de horas antes que lo venza el sueño). Duerme entre dos a tres horas y luego vuelve al trabajo. Algunas veces tiene eventos los fines de semana donde un dinero extra, además de darse a conocer en dos establecimientos que lo tomaron en cuenta para seguir tocando y cantando, obteniendo así el 100% de ganancias recaudadas en puerta, sin una base específica.


Sus redes sociales cuentan con muy pocos seguidores, pero en su muro principal se leen muchos comentarios de amistades, conocidos y familiares bendiciéndolo por su talento e instándolo a seguir esforzándose "con la Voluntad de Dios". Dicho joven conoció a un representante de eventos en Facebook quien promueve artistas para tocar en diferentes lugares. El representante le pide información, una llamada telefónica y números (de los que te hablé en el punto 3). El representante llega a la conclusión de ofrecerle la opción ya sea de cobrarle una tarifa fija mensual (muy alta para el joven), o bien presentarlo en un evento que montará dentro de dos semanas, para que cante unas dos canciones. ¿Te suena este escenario familiar?


Por otra parte, tenemos a un artista que ha crecido desde sus redes sociales con videos, líricas y material audiovisual. Fue creando un grupo de seguidores, que después de dos años de arduo esfuerzo lo transformó en su "fan club". Investigó sobre temas más candentes que se presentaban en el entorno y los transformaba en video-saludos, canciones y colaboraciones con otros artistas. De esta forma fue constantemente creciendo al punto de que tres de sus videos lograron alcanzar las 500.000 vistas en su canal oficial de Youtube. El artista invirtió buen dinero en dos de estos videos, pagándole a un productor audiovisual. El dinero lo obtuvo de su negocio propio de venta de camisetas t-shirts estampados para eventos corporativos... no de una colecta familiar.


Transcurridos estos dos años, este artista decide hacer un exhaustivo networking diario y logró contactar a tres prospectos de manager, los cuales entrevistó y presentó sus números. Uno de ellos le ofreció una tarifa fija de $500 mensuales por promoverlo, por lo que ambos renegociaron y llegaron a un acuerdo por porcentajes, gracias a su buen posicionamiento en redes sociales. Han pasado ya cuatro años y finalmente firmará con una disquera indie para hacer su primera producción discográfica. Su contrato con ellos será por el momento de dos años, con la posibilidad de ser extendido basado en alcance de objetivos.


Curiosamente, tanto el joven prodigio como el artista, eligieron al mismo manager sin ambos darse cuenta. Dicho manager le mencionó al primero que su crecimiento debía ser escalonado pues su trabajo vale mucho tanto en dinero como en esfuerzo, rogándole por confiar en él. Así lo hizo a cabalidad y pagó sus primeros US$500 con apoyo de ahorros de sus padres, otros familiares, vecinos y una fiesta donde recolectaron el resto, manteniendo la esperanza de que dentro de un mes las cosas serán diferentes para él. Su madre le reza a la Virgen para que se le haga el milagrito y el manager de la un beso en la mejilla, dándole gracias por confiar mientras guarda el dinero pagado en su bolsillo.


Con el artista en cambio, las cosas no fueron simples. Acudieron a una reunión, junto con su equipo de trabajo: su amigo de muchos años que es diseñador gráfico, su novia que le mueve los eventos y fiestas donde canta y el primo de su novia que graba todos sus eventos desde su celular subiéndolos posteriormente en sus redes sociales y su canal de Youtube.


El manager tuvo que explicarles de su experiencia, su trayectoria, mostró datos de sus porcentajes en conciertos y tanto el artista como su equipo rechazaron la opción de tarifa fija pues necesitan ellos ponerlo a prueba primero, por lo que aceptaron llegar a un acuerdo por porcentaje del 40% en favor del artista, para posteriormente ir reajustándolo según objetivos logrados. Comenzarán a trabajar a partir del próximo mes y firmaron un acuerdo entre ambas partes con copia a todos y el original fue entregado a su padre que es un abogado notario.


Y yo te pregunto: ¿en qué canasto crees que el manager puso todos sus huevos? y, ¿en dónde clasificó a su joven promesa apoyado por su familia?... La respuesta sale a la vista.


Al final, como dije anteriormente, los managers piensan en todo. Y un manager NUNCA pierde.



----


Sobre el Autor


Jero Coto (cantante, compositor y emprendedor), amante de la música y melómano, fundador y director de Músico Fiebre TV, coach y mentor para Músicos, Artistas y Empresarios del Entretenimiento. Si quieres conocer más de las opciones disponibles para avanzar en tus emprendimientos musicales, haz clic en este link

Comentarios


Concierto de música

¿Trabajando en un empleo para seguir en la música?

Si aún así no te queda tiempo ni para descansar, suscríbete al Mini-taller Gratuito

7 Pasos Para Ganar Más Tiempo y Seguir En La Música Mientras Trabajas

¡Listo! ¡Ya estás dentro!

bottom of page